El estrés puede favorecer el alcoholismo, sobre todo en mujeres

El estrés puede favorecer el alcoholismo, sobre todo en mujeres

En un estudio que ha publicado la revista Psychology of Addictive Behaviors ha quedado demostrado que en situaciones en las que las personas quedan expuestas al estrés, sobre todo en las mujeres, se produce un incremento en el consumo de bebidas alcohólicas. Los hombres, sin embargo, suelen soportar esas situaciones sin recurrir a este tipo de bebidas.

La investigación se realizó con un grupo en el que participaron 105 mujeres, y la misma cantidad de hombres. A ambos se les sometió a situaciones estresantes, tras un periodo inicial en el que se les ofrecieron bebidas de todo tipo. Después de esa fase más estresante se les permitió beber con libertad, sin ningún tipo de restricción. Se observó que los hombres no incrementaban el consumo de alcohol, mientras que en el grupo de las mujeres sí que se producía un incremento en el consumo de bebidas alcohólicas.

El estrés, mientras puede gestionarse sin que se produzca un desbordamiento que supere esa capación de gestión, se puede manifestar con dolores de cabeza, insomnio, irritabilidad, problemas intestinales, etc. Una vez que se ha superado ese límite en el que el control ya no es posible, y quien padece el estrés se siente arrastrado por unas situaciones en las que el sufrimiento no se soporta bien, aparece la ansiedad, que en sus primeras fases se intenta sobrellevar, pero al convertirse en una vivencia persistente, ese sufrimiento se hace más intenso y resulta más complicado llevar una vida normal.

Es entonces cuando más cuidado hay que tener para que quien está pasando por un periodo de estrés intenso no termine cayendo en el alcoholismo. Como la ansiedad nos trasmite que no encontramos una manera de superar, o de escapar, de esas situaciones que nos mantienen bajo presión, se recurre a las bebidas alcohólicas como vía de escape.

Este tipo de situaciones estresantes las hemos encontrado con mayor frecuencia durante la pandemia, y su relación con el consumo de bebidas alcohólicas también ha quedado demostrado por el incremento en sus ventas.

Al ser el alcohol un depresor del sistema nervioso central puede conducir a la aparición de una adicción.

En Centro Íter te animamos a que conozcas, para que puedas informarte sobre cómo logramos que nuestros pacientes logren curarse de la adicción. Contacta ahora con nosotros y te informaremos sin compromiso alguno por tu parte.

Abrir chat
Hola, puedes utilizar WhatsApp para ponerte en contacto con Centro Iter. Consulta con nosotros tus dudas.
Te invitamos a que nos conozcas. La primera visita y valoración son gratuitas.
Deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.